26 mayo 2016

Carpe Diem

Ya lo dijo John Lennon: La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes. Pues esa no quiero ser yo. Idealista por naturaleza me levanto por las mañanas como si tuviese en mis manos la eternidad y disfruto pensando en todas las cosas que voy a hacer, es mi tónico para empezar el día con alegría; después, todo se me cruza y el mundo se pone al revés, y tengo que nadar a contracorriente para poder sobrevivir.

Qué le voy a hacer, me ilusiono con una vida auténtica en un mundo contradictorio, con el encanto de vivir en plenitud el ahora, ese estar consciente en el ser de cada momento. En realidad mi vida es caótica, no hay charco en mi entorno en el que yo no me meta; el problema es cómo salir y eso me produce más de un sinvivir.

Si ya me lo dice mi santo ¿por qué ese gusto por los problemas? Vives la vida como un torbellino, ¿por qué no haces como los demás que pasamos de largo?

¿Pasar de largo yo que soy la abogada de las causas perdidas? No busco los problemas, son ellos los que salen a mi encuentro. Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así…, que cantaba Jeanette. A ver cariño, ¿no me conociste por un casual gritando libertad por las calles de Vitoria? ¿Cuántas veces me has dicho que ha sido lo mejor que te ha pasado en la vida? Pues esa era yo entonces y esa soy ahora. Ya sabes que a mi lado la vida acontece y conmigo no te vas a aburrir nunca, la única certeza que tengo es poder compartirla contigo. Tú eres mi talismán, estar a tu lado es contar siempre con el viento a favor y, juntos —como dijo el poeta— somos mucho más que dos.
© María Pilar

Safe Creative #1902049848935

14 mayo 2016

A mi amigo invisible


Ahora tengo tantos amigos invisibles en las redes sociales que no los podría contar ni juntando los dedos de mis pies aunque fuera un ciempiés. Me acuerdo cuando solamente tenía uno. Entonces tenía seis años y era un niño soñador y solitario. Por eso te elegí a ti, Mario, para compartir contigo mis aventuras. Tú sí que eras de verdad un auténtico amigo, el cómplice perfecto, el que me mostró tantos mundos que yo no sabía que llevaba dentro.

̶ ¿Crees que tengo mucha imaginación como dicen los mayores?̶ te pregunté un día.
̶ Pues, con la imaginación puedes… hasta cambiar de mundo si quieres. En cambio ellos, los adultos, no tienen ninguna imaginación, así les va ̶ me contestaste.

Esto solo lo hablaba contigo, Mario. Tú conocías mis problemas y mis alegrías. ¡Qué divertido era tener un amigo especial como tú! A los seis años nos encontramos en el colegio. Cuando otros niños estaban conmigo, tú no te acercabas, pero nos mirábamos. ¿Recuerdas? En casa me prohibían hablar contigo porque decían que no eras un verdadero amigo. Cuando me mandaban a mi cuarto pensaban que me castigaban, allí volábamos hacia mundos de fantasía en los que siempre éramos los protagonistas de nuestros juegos. Nos gustaba navegar en nuestro barco por el mar estrellado. ¿Te acuerdas que por la noche nuestra estrella bajaba y nos contaba historias de su cielo?

Aquella tarde de verano cuando volvíamos de la plaza hablando tranquilamente, una carcajada explosiva sonó a mis espaldas. Me volví y me encontré con la vecina que congestionada por la risa arrastraba cada palabra imitándome. La muy bruja nos había seguido. Quise golpearla con mis puños. En ese momento desapareciste con tu mundo mágico y tu sonrisa. Se acabaron las risas contagiosas y aquellas tardes tan divertidas. La burla de la vecina haciendo el gesto con el dedo índice en la sien indicándome que estaba loco se me atragantó.

Me ingresaron en un centro, por mi bien decían mis padres. Los psicólogos se negaban a creer que tú y yo ya no nos veíamos. ¡Qué complicado es el mundo de los mayores! Cuando pasó un tiempo dijeron que ya estaba curado y pude volver a casa. Ya nada era lo mismo. Seguí siendo un ser solitario con una imaginación desbordada y el poder de fantasear.

De aquella maravillosa época, donde podíamos atrapar sueños al alcance de la mano, quedaba un cabo suelto. Recorté de un periódico las letras que necesitaba para formar una frase. Las pegué en un folio blanco y bien doblado lo metí en un sobre y lo envié por correos. El día que oí llorar a la vecina porque el novio la había dejado me sentí feliz. ¡Lo había conseguido! Te lo debía Mario.

© María Pilar
Safe Creative #1902049848942

09 mayo 2016

La luna herida


Con una mirada el embeleso
Con el embeleso un romántico beso
Con el beso llega el amor

Con el amor se enredan los celos
Con los celos sangran los corazones
Con los corazones asolados, el dolor

Con el dolor se eclipsa la luna herida
Con la luna herida los sueños rotos
Con los sueños rotos la decepción 


Con la decepción estalla la furia
Con la furia deseo de venganza
Con la venganza la absurda agresión 


Con la agresión se alzan murallas
Con las murallas el distanciamiento 

Con el distanciamiento el rencor

© María Pilar

Safe Creative #1902059865960

Menos banqueros y más poetas

En la hora de la luz
Sobre el regazo de la palabra
Un verso libre llamado Verdú
Sin ataduras ni componendas
Se niega a los renglones torcidos
Entre tejemanejes y corruptelas.

En un país de mangantes
Y tarjetas back en tinieblas
La luz que alienta las palabras
Del poeta enciende la hoguera
Los más emponzoñan la vida
Él con bellos versos sueña.

Entre ataduras y componendas
Desnuda y libre la poesía rueda
Con diamantes engarzados
Librará la voz de sus cadenas
Porque muy alto ha de gritar
Menos banqueros y más poetas
© María Pilar
Safe Creative #1902060325118