Un saludo amigos blogueros, acabo de regresar de un viaje y me encuentro con un blog remolón y perezoso que ante la suave brisa que nos anuncia la cercanía del verano, me reclama un cierre temporal para realizar otras actividades más en contacto con la naturaleza. 

No quiero dejaros el típico cartelito de cerrado por vacaciones porque reconozco que todos los que estáis ahí, a los que he tenido la suerte de encontraros en este rodar bloguero, os habéis hecho especiales y ya ocupáis un lugar allí donde crecen los sentimientos.

Gracias a todos los que me habéis leído y en particular a los que entrada tras entrada habéis dejado vuestros animados comentarios. Me habéis dado mucho: risas, compañía, retazos de vida e historias compartidas que han ocupado gratamente parte de mi tiempo.

Con vosotros he encontrado ese arte de contar y he descubierto nuevas maneras de mirar: miradas impregnadas de humor, poesía, ironía, nuevos significados de las palabras de siempre,… que me han llevado a apreciar y admirar al autor o autora que se esconde detrás y a diferenciar lo que cada un@ tiene de particular y enriquecedor. Entre ese encadenamiento de historias coincidentes en el tiempo, pero dispares entre sí, se ha ido tejiendo esta bella amistad.

Para tod@s, mi más cariñoso abrazo y ¡hasta pronto!