Ya lo dijo John Lennon: "La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes". Pues esa soy yo, idealista por naturaleza me levanto cada día como si tuviese en mis manos la eternidad, y disfruto pensando en todas las cosas que voy a hacer, es mi tónico para empezar el día con alegría; después, la vida se me cruza y el mundo se pone al revés y nado contracorriente para poder sobrevivir.
Qué le voy a hacer, creo que vivo una vida auténtica en un mundo contradictorio y me encanta ser como soy con la esperanza siempre puesta en las causalidades, porque casi todo lo que me ha ocurrido interesante en la vida se ha debido a ellas, aunque también algunas casualidades son dignas de notar. En realidad mi vida es caótica porque no hay charco en mi entorno en el que yo no me meta, el problema es cómo salir y eso me produce más de un sinvivir. Si ya me lo dice mi “santo”: “¿por qué ese gusto por los problemas? Vives la vida como un torbellino, ¿por qué no haces como los demás que pasamos de largo?”
̶ ¿Pasar de largo yo que soy la abogada de las causas perdidas? No busco los problemas, son ellos los que salen a mi encuentro. “Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así…” que decía Jeanette. A ver cariño, ¿no me conociste por un casual  gritando libertad por las calles de Vitoria? ¿Cuántas veces me has dicho que ha sido lo mejor que te ha pasado en la vida? Pues esa era yo entonces y esa soy ahora. Ya sabes que a mi lado la vida acontece y conmigo no te vas a aburrir nunca, la única certeza que tengo es poder compartirla contigo. Tú eres mi talismán, estar a tu lado es contar siempre con el viento a favor.
©María Pilar